27/3/18

Una apuesta singular en nuestro país: coleccionar Arte Electrónico en el siglo XXI



Redundant asseembly. Rafael Lozano-Hemmer


Quedan pocos días para poder visitar en el Museo Salvador Vilaseca de Reus la exposición “Aproximaciones creativas a la Colección BEEP de Arte Electrónico”, primera presentación de la colección privada de Arte Electrónico y Digital más importante de Europa. Nos ponemos en contacto con sus comisarios, Roberta Bosco y Estefano Caldana, para conocer más detalles sobre sus inicios, desarrollo y peculiaridades.

La Colección BEEP de Arte Electrónico es la primera colección del Estado especializada en el arte vinculado al arte con la ciencia y la tecnología. Actualmente, se muestra en el Museu Salvador VIlaseca. Es la más importante a nivel europeo y se caracteriza por haber sabido reflejar un momento histórico en el que ciencia y arte han dado lugar a líneas de investigación tan diversas como las que pueden ofrecer creadores de prestigio como Anthony McCall, Daniel Canogar o Analivia Cordeiro.

Preguntamos a sus comisarios sobre la trayectoria de esta peculiar colección privada, en llas últimas semanas de su exposición pública de casi todas las obras que la componen y que representan una iniciativa peculiar y arriesgada en nuestro país.


¿Cómo y cuándo se inicia una colección pionera en nuestro país?

El germen de la Colección BEEP de Arte Electrónico hay que buscarlo en las pioneras experiencias expositivas BlackBox y ExpandedBox, promovidas por Vicente Matallana (LaAgencia) en el marco de la feria ARCOmadrid. Posteriormente, en 2006 con el apoyo del mecenazgo artístico del Grupo TICNOVA (Reus) del empresario catalán Andreu Rodríguez, se celebra en la feria ARCOmadrid la primera edición del Premio ARCO-BEEP de Arte Electrónico, un galardón que tras 13 años de existencia, busca ser testigo y agente de la transgresión surgida de la intersección entre el Arte, la Ciencia y la Tecnología.

El Premio ARCO - BEEP de Arte Electrónico es un premio adquisición abierto a todas las galerías presentes en la feria madrileña, que ha generado una de las colecciones de Arte Electrónico más importantes a nivel europeo. Más de 40 obras resumen de forma rica y diversa las tendencias de los medios tecnológicos en el campo de las prácticas artísticas contemporáneas. Actualmente es un referente internacional en el medio, ha participado como colección invitada en la edición 2017 de la Biennial of the Moving Image (Frankfurt). 


M3X3 Analivia Cordeiro




¿Cómo va incorporando nuevas obras?

Nos gusta ver el Premio ARCO - BEEP de Arte Electrónico como un caballo de Troya en el marco de la feria internacional de arte contemporáneo ARCOmadrid. Evidentemente nuestra analogía no hace referencia a connotaciones negativas o de enfrentamiento con la fiera de arte contemporáneo más importante de España, al contrario refleja la oportunidad que ofrece a un sector creativo a menudo ninguneado por las instituciones artísticas. De hecho, una vez abandonadas las secciones comisariadas con la excusa que los new media ya estaban completamente normalizados, el arte electrónico y digital disminuyó drásticamente su presencia en ARCO, mientras que ahora con la oportunidad de optar a un cuantioso premio de 15 mil euros, cada vez más galerías se atreven a llevar artistas y obras centradas en el uso creativo de la tecnología. Desde la primera adquisición, una obra de Eduardo Kac, hasta la última de Eugenio Ampudia, se han incorporados obras muy importantes de artistas nacionales y extranjeros como Luci de José Manuel Berenguer, Portrait on the fly de Christa Sommerer y Laurent Mignonneau o The Perpetual Storytelling Apparatus de Julius von Bismarck y Benjamin Maus.

También se promueve la producción directa de obras, como la de reputados artistas como como Rafael Lozano-Hemmer y en la actualidad, está desarrollando una nueva producción con el artista chicano Chico MacMurtrie. Además proporciona soporte tecnológico a diversos creadoress con fines de investigación y producción (patrocinó el proyecto de Antoni Abad en la Bienal de Venecia) y se encarga de la adquisición y restauración de obras emblemáticas como Alfabeto de Marcel.lí Antúnez Roca o Independent Robot Community de Ricardo Iglesias y Gerald Kogler.



¿Se podrá ver la muestra en otros espacios?

Por el momento la exposición Aproximaciones creativas a la Colección BEEP de Arte Electrónico no está programada para que se vea en otras sedes aunque evidentemente nos gustaría.

Con anterioridad se han presentado versiones reducidas de la colección en Valencia o en Frankfurt. La próxima cita será en la edición 2018 del Festival Ars Electronica de Linz (Austria) donde la Colección BEEP de Arte Electrónico participará como invitado especial.



¿A qué se debe esa reticencia?

El arte electrónico y digital desafortunadamente no tienen una gran presencia en nuestro país y consideramos que la causa principal reside en los gestores y comisarios. Individualmente en nuestra faceta de comisarios solemos organizar eventos y exposiciones de manera independiente y a menudo nos damos cuentas que a los museos y centros de arte les cuesta entender y proponer el arte de nuestro tiempo. El motivo principal es que las instituciones no están preparadas y la sociedad en general no tiene un verdadero conocimiento del medio. El arte basado en la tecnología es a menudo considerado un producto de entretenimiento. Somos todavía una sociedad de analfabetos digitales. A pesar de vivir sumergidos por la tecnología no comprendemos como funciona y muchos comisarios no llegan a comprender la complejidad de este tipo de investigación artística. Internet esta mercantilizado y así el mundo de la electrónica que nos rodea. Hace 20 años con la génesis de la red cada usuario que se acercaba a Internet demostraba interés para apropiarse de los conocimientos básicos. Ahora en la era de las apps y las redes sociales cualquiera puede en cuestión de segundos tener una página web o un perfil atractivo, pero nadie tiene idea de cómo funcionan estas herramientas.


¿Qué otras acciones creéis que podrían realizarse para fomentar el new media art en nuestro país?

Sin duda alguna hay que superar el analfabetismo digital. En los institutos los chicos tienen que aprender a programar, a crear aplicaciones, a investigar con la robótica y la inteligencia artificial. Hay que ampliar los programas en las facultades de Bellas Artes y hay que formar una nueva clase de gestores y comisarios para que sepan que el arte electrónico y digital no ha nacido hoy. El primer proyecto de net.art apareció hace 25 años.

Esto es el primer paso para la formación de una nueva generación de expertos y gestores capaces de dialogar con el medio y encontrarle un espacio en la programación institucional de los centros de arte.

Hay que comprender que el arte electrónico y digital no desaparecerá, es un reflejo de nuestra época. Es importante preservar las obras creadas, coleccionarlas y evitar que se pierdan como ha pasado con 20 años de arte en la red. Prácticamente el 90% de los proyectos creados desde 1994 hasta 2004 han desaparecido y sólo ahora algunos museos internacionales empiezan a restaurar y coleccionar estas obras gastando además un dineral para ponerlas al día . Si se hubieran tenido en consideración en su momento hubiera sido más sencillo y económico conservarlas.



+ info

Roberta Bosco y Stefano Caldana https://arteedadsilicio.com/

Colección BEEP http://www.coleccionbeep.org/

LaAgencia http://www.laagencia.org/

[Todas las imágenes han sido aportadas por los comisarios de la muestra]